Estudio de Símbolos del Cristianismo (La Paloma)

Su característico color blanco de inmaculada perfección nos guían a reconocer en este símbolo, desde tiempos inmemoriales, la paz y la pureza en el mundo.
Su vuelo de elegante ejecución, desafiando los rigores terrenos, elevándose sobre las penas mundanas, cruzando nuestra geografía en libre expresión nos ofrecen desde las primeras civilizaciones humanas su imagen como reflejo de aquello que el ser humano quería para su bienestar y felicidad.

La paloma no es un símbolo específicamente cristiano, aunque sí adecuadamente adoptado por el cristianismo desde sus albores, y muy acertadamente adaptado al mensaje que debe dar.

Es la ave más antigua como símbolo bíblico. Ya en el Antiguo Testamento aparece como símbolo de paz, cuando según la Biblia, al principio de los tiempos, la maldad de los hombres provocó la ira de Dios, quien decidió exterminar casi toda la vida sobre la tierra, con la excepción de la familia de Noé, que mostraba fidelidad a Él, y una pareja de cada animal puro. Dios advirtió a Noé que construyera un arca para preservar de la destrucción a su familia y a los animales. Entonces Dios hizo llover tan intensamente sobre la Tierra que quedaron cubiertas todas las montañas y murieron todos los animales y los seres humanos que no estaban en el arca de Noé. Después de cuarenta días, Noé abrió una ventana del arca y soltó una paloma para ver si las aguas habían bajado en la superficie de la tierra. La paloma, como no encontró donde posarse, volvió al arca pues todavía las aguas cubrían la tierra. Noé esperó siete días más y de nuevo soltó a la paloma fuera del arca. La paloma volvió al atardecer, trayendo en su pico una rama verde de olivo. Con ello, Noé se dio cuenta que las aguas habían bajado en la superficie de la tierra y que Dios permitía que su familia y los animales se salvaran. Así se convirtió la paloma en símbolo de la paz entre Dios y los hombres y la rama de olivo en símbolo de la esperanza que se encuentra al confiar en Dios. También representa el descanso (Cf. Salmo 53:7) y amor (Cf. Cantar 5:2)

En el Nuevo Testamento, la paloma es el símbolo del Espíritu Santo, Tercera Persona de la Trinidad, Amor del Padre y el Hijo. Bajo esta forma apareció durante el bautismo de Jesús en el río Jordán (Cf. Bautismo de Jesús, Lucas, 3:22). Así mismo Jesús menciona la paloma como símbolo de sencillez y amor(Cf. Mateo 10:16). También significa la inocencia y la pureza necesaria para conocer y amar verdaderamente a Cristo. Se encuentran símbolos de palomas en muchos lugares, por ejemplo en Rávena, en la iglesia de san Vital.

En el arte de la Iglesia primitiva la paloma representaba a los Apóstoles por ser ellos instrumentos del Espíritu Santo y también a los fieles porque en el bautismo reciben los dones del Espíritu y entran en la nueva Arca que es la Iglesia.
Es el símbolo perpetuo de la paz. De hecho, la palabra paz muchas veces se encuentra adjunta a este dibujo en las catacumbas. Es, pues, como lo expresa Tertuliano, “el heraldo de la paz de Dios”. A veces se le ve sentada sobre los brazos de la cruz, como reflejando la idea bíblica de que por medio de la muerte de Cristo fue comprada la paz del pecador.

La paloma en las catacumbas también se usaba para significar al Espíritu Santo, en representaciones pictóricas del bautismo de Nuestro Señor. Se puede ver fácilmente, pues, que la paloma simbólica tiene una doble historia que contar, una historia de paz con Dios, comprada en el Calvario, y de paz de Dios que los creyentes pueden experimentar en su vida diaria por la presencia del Espíritu Santo.

About these ads

,

%d personas les gusta esto: