Archivo para la categoría Reflexiones

Un ladrillazo

Un joven y exitoso ejecutivo paseaba a toda velocidad en su auto Jaguar S Type 2003, sin ningún tipo de precaución. De repente, sintió un estruendoso golpe en la puerta y se detuvo. Al bajarse, vio que un ladrillo le había estropeado la pintura, carrocería y vidrio de la puerta de su lujoso auto.
Se subió nuevamente, pero esta vez lleno de enojo. Dio un brusco giro de 180 grados, y regresó a toda velocidad al lugar donde vio salir el ladrillo que acababa de desgraciar lo hermoso que lucia su exótico auto.

Salió del auto de un brinco, y agarró por los brazos a un chiquillo, y empujándolo hacia el auto estacionado, le gritó a toda voz:
- ”¿Qué rayos fue eso? ¿Quién eres tú? ¿Qué crees que haces con mi auto?”
Y enfurecido, casi botando humo, continuó gritándole al chiquillo:
- ”¡Es un auto nuevo, y ese ladrillo que lanzaste va a costarte muy caro! ¿Por qué hiciste eso?”
- ”Por favor, señor, por favor… ¡Lo siento mucho! No sé que hacer”. Suplicó el chiquillo. “Le lancé el ladrillo porque nadie se detenía…”

Leer el resto de esta entrada »

, ,

Deja un comentario

Las semillas

Un hombre cogía cada día el autobús para ir al trabajo. Una parada después, una anciana subía al autobús y se sentaba al lado de la ventana. La anciana abría una bolsa y durante todo el trayecto,iba tirando algo por la ventana.

Siempre hacía lo mismo y un día, intrigado, el hombre le preguntó que era lo que tiraba por la ventana.
- “¡Son semillas!” – le dijo la anciana.
- “¿Semillas?, ¿semillas de qué?”
- “¡De flores!, es que miro afuera y está todo tan vacío…. Me gustaría poder viajar viendo flores durante todo el camino. ¿Verdad que sería bonito?”
- “Pero las semillas caen encima del asfalto, las aplastan los coches, se las comen los pájaros… ¿cree que sus semillas germinarán al lado del camino?”
- “Seguro que sí. Aunque algunas se pierdan, alguna acabará en la cuneta y, con el tiempo, brotará.”
- “Pero… tardarán en crecer, necesitan agua…”
- “Yo hago lo que puedo hacer. ¡Ya vendrán los días de lluvia!”

Leer el resto de esta entrada »

,

Deja un comentario

El ser humano (2ª parte – Lenguaje)

Hay en el mundo un lenguaje que todos comprenden: es el lenguaje del entusiasmo, de las cosas hechas con amor y con voluntad, en busca de aquello que se desea o en lo que se cree.
Paulo Coelho (1947-?) Escritor brasileño.

Pero si el pensamiento corrompe el lenguaje, el lenguaje también puede corromper el pensamiento.
George Orwell (1903-1950) Escritor británico.

¡Qué irónico es que precisamente por medio del lenguaje un hombre pueda degradarse por debajo de lo que no tiene lenguaje!
Sören Aabye Kierkegaard (1813-1855) Literato y filósofo danés.

Existe un lenguaje que vamás allá de las palabras.
Paulo Coelho (1947-?) Escritor brasileño.

Actualmente, el destino del mundo depende, en primer lugar, de los estadistas y, en segundo lugar, de los intérpretes.
Trygve Halvdan Lie (1896-1968) Político noruego.

Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mente.
Ludwig Wittgenstein (1889-1951) Filósofo británico, de origen austríaco.

Leer el resto de esta entrada »

,

Deja un comentario

El peso de la cruz

Un joven, ya no daba más con sus problemas. Cayó de rodillas, orando:
- “Señor, no puedo seguir. Mi cruz es demasiado pesada”.
El Señor, como siempre, acudió y le contestó:
- “Hijo mío, si no puedes llevar el peso de tu cruz, guárdala dentro de esa habitación. Después, abre esa otra puerta y escoge la cruz que tú quieras“.
El joven suspiró aliviado, – “ Gracias, Señor ” – dijo, e hizo lo que le había dicho.

Al entrar, vió muchas cruces, algunas tan grandes que no les podía ver la parte de arriba.
Después, vió una pequeña cruz apoyada en un extremo de la pared.
- “Señor”, susurró, “ quisiera esa que está allá”
Y el Señor contestó,
- “Hijo mío, esa es la cruz que acabas de dejar”

Leer el resto de esta entrada »

,

2 comentarios

Tres consejos

Una pareja de recién casados, era muy pobre y vivía de los favores de un pueblito del interior. Un día, el marido le hizo la siguiente propuesta a su esposa:
- “Querida yo voy a salir de la casa. Voy a viajar bien lejos, buscaré un empleo y trabajaré hasta tener condiciones para regresar y darte una vida más cómoda y digna. No sé cuanto tiempo voy a estar lejos; sólo te pido una cosa: que me esperes y mientras yo esté lejos, seas fiel a mí, pues yo te seré fiel a ti.”

Así, siendo joven aún, caminó muchos días a pie, hasta encontrar un hacendado que estaba necesitando de alguien para ayudarlo en su hacienda.

El joven llegó y se ofreció para trabajar y fue aceptado. Pidió hacer un trato con su jefe, y este también acepto. El pacto fue el siguiente:
- “Déjeme trabajar por el tiempo que yo quiera y cuando yo encuentre que debo irme, el señor me libera de mis obligaciones. Yo no quiero recibir mi salario. Le pido al señor que lo coloque en una cuenta de ahorros hasta el día en que me vaya. El día que yo salga, usted me dará el dinero que yo haya ganado.”

Leer el resto de esta entrada »

,

Deja un comentario

%d personas les gusta esto: